13

La sombra del gigante

Posted by Valentin Gonzalez Guerrero on 12:36
Hace años alguien que se hacía pasar por pirómano me dijo: tarde o temprano todo prende menos el agua. Pero es que hasta el agua se evapora, y si la energía no desaparece y se trasforma da igual porque mi sed no se apaga con vapor ni hielo. Pasa lo mismo con las personas.

Estamos predestinados a perder a las personas que queremos antes de perdernos a nosotros mismos. Lo segundo duele mas que lo primero, y espero tardar muchos años en dar fe de ello, pero también espero poder controlar aquellos factores que dependen de mi para no perder a la gente antes de tiempo.

Me he dado cuenta de que a partir de ciertas edades lo único que le queda a la gente es el afecto de los suyos, sobretodo cuando ya no pueden seguir forjando su autoestima a base de ambiciones personales y sus planes dejan de ser a años vista para pasar a ser diarios.

La falta de comunicación hace mucho daño. Y que poco nos cuesta ver la culpa ajena. Acepto perder a gente a la que considero importante, pero solo si es por causas ajenas o de fuerza mayor. También quiero marcarme un objetivo para sentirme mejor conmigo mismo: no tener que arrepentirme, y si para eso tengo que desprenderme de mi orgullo, miedo o falsa autoestima será la mejor decisión que he tomado. Veo que la única forma de madurar es agachar la cabeza ante cualquier imagen idealizada que haya forjado sobre mi mismo.

No quiero hacer juegos de palabras hoy, solo dar y recibir honestidad, porque hasta la gente que mas presume de honesta envenena sus relaciones con ausencia de la misma.


"Tieni accesa la luce stanotte se qualcuno si è perso, si ritroverà"

Eros Ramazzoti, 2002

Copyright © 2009 Confesiones de un técnico en Recursos Humanos All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.